YA HE APRENDIDO

He aprendido
Lo que si puedo es dejarme amar
El resto depende de ellos.
Que sin importar cuanto me preocupe por alguien,
algunas personas simplemente no se preocupan igual por mi.
que toma años construir la confianza,
y solo segundos para destruirla.

He aprendido 
que lo más valioso no es lo que tengo en mi vida
sino a quien tengo en mi vida lo que cuenta.

He aprendido 
que puedo arreglármelas con encantos por quince minutos.
Después de eso, es mejor que sepa algo.

He aprendido 
que no es bueno compararme a mi mismo con los demás.
Pues siempre habrá alguien mejor o peor que yo.

He aprendido 
que Rico no es el que más tiene,
sino el que menos necesita.

He aprendido 
que no importa lo que me pase,
sino cómo soy capaz de manejarlo.

He aprendido 
que no importa que tan delgado rebane un pan,
este siempre tendrá dos lados.

He aprendido 
que es mucho más fácil para mi reaccionar que pensar.
Y que si pensara antes de reaccionar
muchos incidentes penosos se evitarían.

He aprendido 
que siempre debo dejar a los que amo con palabras de amor.
Puede ser la última vez que los vea.

He aprendido 
que puedo soportar mucho más de lo que pensaba que podría.
Nunca seré probado más allá de mis propias fuerzas.

He aprendido 
que soy responsable de lo que hago,
sin importar como me siento.

He aprendido 
que yo controlo mi actitud,
no mi actitud me controla a mi.

He aprendido 
sin importar que tan caliente y apasionada es una relación al inicio,
la pasión se apagará a veces y será mejor que exista algo mas que pueda llenar su lugar.

He aprendido 
que los heroes son gente
que hacen lo que se tienen que hacer
cuando era necesario que se haga,
sin importar las consecuencias.

He aprendido 
que bastan unos pocos segundos
para producir heridas profundas en las personas que amamos;
y que pueden tardar muchos años en ser sanadas.

He aprendido 
que el perdonar se aprende practicando.

He aprendido 
que hay gente que me quiere mucho
pero que simplemente no sabe como demostrarlo.

He aprendido 
que el dinero lo compra todo,
menos la felicidad.

He aprendido 
que mi mejor amigo y yo podemos hacer algo o nada
y pasar el mayor tiempo juntos.

He aprendido 
que a veces la gente de la que menos esperaba,
fue la que me ayudó a levantar cuando más lo necesitaba.

He aprendido 
que a veces cuando estoy molesto tengo derecho de estarlo,
pero eso no me da derecho de complicarles el día a los que me rodean.

He aprendido 
que la verdadera amistad continúa creciendo
a pesar de grandes distancias,
al igual que el verdadero amor.

He aprendido 
que solo porque alguien no me quiere
de la manera en que yo lo quiero,
no significa que no me quiera con todo lo que tenga.

He aprendido 
que la madurez tiene más que ver
con qué tipo de experiencias que he tenido
y qué he aprendido de ellas,
que con cuantos cumpleaños he celebrado.

He aprendido 
que nunca debo decirle a un amigo
que sus sueños son imposibles o descabellados.
Sino que mientras más grandes sean sus sueños,
mas estímulos necesitará para alcanzarlos.

He aprendido 
que los grandes sueños no requieren de grandes alas,
sino de tren de aterrizaje para lograrlos.

He aprendido 
que mi familia siempre estará ahí para mi.
Gente que lleva mi sangre,
me ama y se preocupa más por mi
y me enseña a confiar otra vez en la gente.

He aprendido 
que amigos de verdad son escazos,
quien ha encontrado uno de ellos,
ha encontrado un verdadero tesoro.

He aprendido 
que no importa que tan bueno es un amigo,
éste me va a fallar de vez en cuando
y que yo puedo perdonarlo por eso.

He aprendido 
que no siempre es suficiente
ser perdonado por otros.
Algunas veces, debo perdonarme a mi mismo.

He aprendido 
que no importa que tan roto esté mi corazón;
el mundo no parará por mi dolor.

He aprendido 
que mi entorno y las circunstancias pueden haber
influenciado para determinar quien soy yo,
pero yo soy responsable de quien seré.

He aprendido 
que los problemas grandes, no hay que eludirlos
mientras más rápido los enfrente, más paz encontraré.

He aprendido 
que algunas veces cuando mis amigos pelean,
estoy forzado a optar por uno de ellos,
a pesar de que no lo quiero hacer.

He aprendido 
que soy dueño de lo que callo
y esclavo de lo que digo.

He aprendido 
que lo que siembro cosecho,
si siembro chismes cosecharé intrigas,
si siembro amor cosecharé felicidad.

He aprendido 
que la verdera felicidad no es lograr mis metas,
sino aprender a ser feliz con lo que tengo.

He aprendido 
que la felicidad no es cuestión de suerte,
sino producto de mis decisiones.
Yo decido ser feliz con lo que soy y tengo
o morir de envidia y celos por lo que me falta y carezco.

He aprendido 
que no sólo porque dos personas no están de acuerdo,
signifique que no se quieran una a la otra.
Y que si lo están, tampoco significa que se quieran.

He aprendido 
que a veces tengo que empujar
al individuo detrás de sus acciones.

He aprendido 
que no tengo que cambiar amigos,
si entiendo que los amigos cambian.

He aprendido 
que no debo estar muy ansioso para descubrir un secreto.
Este puede cambiar mi vida para siempre.

He aprendido 
que dos personas pueden mirar una misma cosa
y ver algo totalmente diferente.

He aprendido 
que no importa cuanto trate de proteger a mis niños,
ellos eventualmente serán heridos
y yo heriré en el proceso.

He aprendido 
que hay muchas maneras de enamorarse
y permanecer enamorado.
y dos para destruir todo lo alcanzado:
La infidelidad y el egoísmo.

He aprendido 
que sin importar las consecuencias,
aquellos que son honestos consigo mismos,
llegan lejos en la vida.

He aprendido 
que los verdaderos amigos son como la sangre,
acuden a la herida sin que nadie los llame.

He aprendido 
que mi vida puede cambiar en solo unas horas,
por gente que ni siquiera me conoce.

He aprendido 
que a pesar de que piense que no tengo nada más que dar,
cuando un amigo llora conmigo,
encuentro la fortaleza para vencer mi dolor.

He aprendido 
que un amigo en el dolor no necesita mis palabras,
tan sólo mi presencia.

He aprendido 
que escribir, al igual que hablar,
puede ayudar al dolor emocional.

He aprendido 
que el paradigma en el que vivo,
no es todo lo que se me ofrece.

He aprendido 
que las credenciales en mi pared,
no me hacen un ser humano decente.

He aprendido 
que nigun éxito en la vida,
podrá compensar jamás el fracaso en el hogar.

He aprendido 
que retener a la fuerza a las personas que amo,
la aleja más rápidamente de mi.
Y el dejarlas ir, las deja para siempre a mi lado.

He aprendido 
que a pesar que la palabra «amor»
pueda tener muchos significados distintos,
esta pierde valor cuando es usada en exceso.

He aprendido 
que es difícil determinar donde dibujar la línea
entre ser amable y no herir los sentimientos de las personas
y seguir de pié por lo que creo.

He aprendido 
que amar y querer no son sinónimos sino antónimos;
el querer lo exige todo….
el amar lo entrega todo.

He aprendido 
que no hay amor más grande
que aquel que da la vida por los amigos.

He aprendido 
que un paso lejos de Dios,
es un paso para mi propia destrucción y que un paso hacia Dios,
es un paso hacia mi propia paz y felicidad.

He aprendido 
que nunca haría nada tan grande para que Dios me ame más;
ni nada tan malo para que me ame menos,
el simplemente me ama, a pesar de mi conducta.

He aprendido 
que si me enaltezco seré humillado
y que si me humillo seré enaltecido.

Y tú qué……, ¿Qué has aprendido de la vida?

enviado desde Colombia por Martha Elías
Espacio de Publicidad

Relacionados