TAROT

Thot fue un importante dios mitológico egipcio, se lo representaba como un ser híbrido, con cuerpo humano y cabeza de Ibis, coronado a veces con un disco lunar.
Thot se presentó en Egipto procedente de un país situado más allá de donde se oculta el sol, es decir que vino del oeste, igual que otros dioses del firmamento egipcio.
En este caso como en muchos otros, es muy probable que se trate de un hombre de la antigüedad, deificado a consecuencia de la gran sabiduría que demostró poseer pero que debido a que no podía ser comprendido, trascendió no como un hombre sino como un mito ó como un dios.
Su nombre según algunos estudiosos del tema es de origen atlante: Thot deriva de Tehutli. ¿Cuál fue el origen de ese Thot de quién se expresaban con tanto temor y respeto lo egipcios?.
¿Arribó de la Atlántida antes de ser borrado del mapa el legendario continente, hundido en el océano en el corto plazo de una noche y un día?.
¿De la lejana Hiperbórea acaso, llamada tierra de Thule en las tradiciones escandinavas, que pudieron estar entre Groenlandia e Islandia?.
¿De las vecinas tierras del Sahara, antes de ser devoradas por las arenas del desierto?.
¿O de un planeta ajeno al nuestro, según opinión de quienes se han dedicado al estudio del tema Ovni?
Se lo consideraba dios de la sabiduría, visir y escriba de los dioses, inventor de la escritura, del cómputo del tiempo y preveer el futuro, regidor de las estaciones, de la luna y las estrellas, inventor de los números y las matemáticas, de la magia y el sistema legal.
Estaba directamente ligado con la Luna, porque cuando el Sol se ocultaba, él procuraba disipar las tinieblas con su luz, se decía que Thot velaba sobre el pueblo egipcio en forma de Ibis, y les enseñaba las artes y las ciencias ocultas.
Entre otros atributos, Thot tenía el de formar parte en los juicios a la hora de la muerte, pues siendo el sabio escribano él manejaba por derecho y por obligación los libros de la vida y el destino de las personas, de las almas y del mundo. Debido a tales atributos y poder, era objeto de general reverencia en todo Egipto.
Toda esa sabiduría la recibimos a través del Libro de Thot, que es la denominación que se da a un conjunto de 78 láminas llamadas Arcanos (secretos), consistentes en una serie de figuras é ideogramas jeroglíficos que contenían símbolos y enseñanzas metafísicas secretas y morales, de los libros sagrados de las más importantes religiones.

En la antigua Grecia, algunos iniciados creían en la existencia del¨Reino de Hiperbórea¨, un mundo subterráneo paradisíaco habitado por una raza perfecta, que irradiaba un poder espiritual irresistible.
Este mito griego se repite en las sagas de la ¨Ultima Thule¨, una especie de Edén mágico que se situaba por encima de la península escandinava.

Lic. María Angélica Pérez

Es captado por todas las personas del mundo, sin tener en cuenta las lenguas nativas. Aunque el simbolismo puede parecer una materia mística, su sello universal está actualmente al alcance de todos. Por ejemplo: cuando usted maneja estos símbolos de colores le dirán, cuando detenerse: rojo: (peligro); esperar: amarillo (equilibrio); y marcha: verde (desarrollo). En la medida que uno más estudia los símbolos, le ayudará a desarrollar su Percepción Extra Sensorial (PES).
Un artista profesional, se maneja con conceptos simbólicos, y el estudio del Tarot Egipcio le aportará un punto de vista enteramente diferente para su actividad. Esto también con respecto al músico y al poeta, que se manejan con emociones. A través de una mayor comprensión del simbolismo, el amante del arte obtendrá una apreciación más amplia y profunda de cualquiera de las formas artísticas.
Las cartas del Tarot Egipcio están compuestas por 22 Arcanos Mayores y 56 Arcanos Menores. Las figuras que aparecen en los 22 Arcanos Mayores, proporcionan materias fructíferas de concentración durante los períodos de meditación, revelándose asociaciones inimaginables. El Tarot ayuda a tratar problemas actuales en todas las fases de la vida. Cualquier persona puede beneficiarse con este sistema. Mediante la aplicación de algunos pasos de este sistema, le será posible alcanzar una asombrosa y benéfica transformación de su personalidad.
Al convertirnos en buenos lectores del Tarot Egipcio nos mantendremos sobre los talones (sabiendo donde estamos parados) y desarrollaremos en nuestro interior un alto grado de agilidad o viveza mental; un factor extra que puede añadirse a cualquier área de la vida: vigilancia y atención en el trabajo, agudeza en el estudio, rápida respuesta orientadora para los hijos, sin mencionar el intercambio armónico que se puede lograr con su compañero o compañera.
El Tarot o Libro de Thot era conocido desde la más remota antigüedad. Con todo, la ciencia espiritual que este exponía se mantuvo en secreto durante muchos siglos. Viejas ruinas dan testimonio de un desarrollo científico y tecnológico considerable, mucho tiempo antes de que comenzara la historia. Estas ruinas y tradiciones hablan de una antigua filosofía espiritual que trasciende al alcance de lo desconocido y practicado por la mayoría de la gente del mundo actual. Cada uno de sus descubrimientos era señalado con un símbolo apropiado, y su interpretación esotérica se grababa pictóricamente en una tablilla separada, los egipcios llamaban a estas tablillas “El camino real de la vida”.
Los profetas Ezequiel y Daniel ponen de relieve cierto conocimiento de El Libro de Thot, y ciertamente quien quiera que haya escrito El Apocalipsis, lo basó por completo en el Tarot. Cada uno de los 22 capítulos del Apocalipsis, se relaciona con los 22 Arcanos Mayores del Tarot Egipcio, aplicándolos a las profecías.
La antigüedad de esta disciplina se remonta al Antiguo Egipto, Y si tenemos en cuenta que fue obra del mítico Dios Thot podemos decir que nos llega de aproximadamente 10.000 años a C. Algunos investigadores relacionan al Tarot con restos del conocimiento de la civilización de la Atlántida, por su asombrosa y maravillosa simbología, esto nos ubicaría en aproximadamente 22.000 años a C. Y para los estudiosos del tema OVNI, no sería nada extraño que un día descubran que proviene de origen extraterrestre.

La piramide de Gizeth

Construida por estos antiguos sabios, todavía se mantiene en pie en la actualidad. Aquella obra monumental, es una prueba de las relaciones existentes entre la tierra, el universo y el alma humana. A medida que pasa el tiempo, modernos descubrimientos referentes a la Gran Pirámide, reafirman la ley oculta. Esta se orienta hacia el Este, y está ubicada en el centro del hemisferio Norte, con la implicancia de que los constructores conocían incluso en esa época, la forma esférica de la tierra. Sus mediciones físicas fueron materia de muchos libros y artículos, relacionados con las profecías y las concepciones simbólicas. A medida que la humanidad evolucione, se revelarán y concretarán muchos misterios más de las pirámides.
En el año 1964 tuvo lugar en Egipto la mayor excavación de ese tipo en la historia reciente, y uno de los mayores hallazgos arqueológicos del siglo XX, la famosa “Avenida de las Esfinges”, descripta en la historia egipcia como nexo de los templos de Luxor y de Karnak, fue desenterrada mediante la remoción de 3.000 años de escombro y polvo. Los egiptólogos estiman que el camino de piedra, de 6 mts. De ancho tiene un largo de 3 Km. y esta delineado por 1.400 esfinges, 700 de cada lado separadas entre si por 4.5 mts. de distancia. Las esfinges miden aproximadamente 3 mts. de largo por 1.20 mts. de altura y fueron construidas por muchos faraones entre los años 1.200 y 78 a C. Inscripciones y jeroglíficos adornan la base de piedra de aprox. 1.5 mts. de altura.
Dentro de la Gran Pirámide se menciona un túnel que conduce a través y debajo de las garras de La Esfinge, hasta un templo de iniciación egipcia. En este templo se hallan las tablillas donde están descriptas las cartas del Tarot, representando “La historia de la Iniciación del Alma a medida que atraviesa el Ciclo de la Necesidad”. Existen 108 tablillas, 78 se conocen como el Tarot Exotérico y 30 como el Tarot Esotérico. El Tarot Egipcio, representa las concepciones espirituales de los iniciados, como derivación de un pasado mucho más remoto (Atlántida o Mu).
Si nos ponemos a analizar nuestros sueños, encontraremos que el simbolismo es el lenguaje común de la mente inconsciente. El uso exitoso del Tarot como instrumento de predicción, depende de la armoniosa respuesta a los factores invisibles de la inteligencia.
Algunos fragmentos trascendieron al público de una forma vaga e inconexa. El profano y el ignorante de las leyes ocultas, se lanzaron sobre estos fragmentos y los utilizaron para su logro personal, para así someter y esclavizar a otros. Lo que ellos divulgaron, distorsionó el significado real del simbolismo antiguo. Esto también tuvo una influencia sobre variadas presentaciones de cartas, que resultaron ineficientes para ayudar a un neófito a convertirse en un iniciado, porque las influencias vibratorias básicas eran falsas.
Cuando gente de menor concepción de vida manejó las cartas, cambio las figuras para representar sus propias convicciones dominantes y describir el medio circundante en el que vivían en ese tiempo. Su aproximación fue puramente materialista. Se advierte una convincente analogía en el Caballero de Espadas del comienzo de la era cristiana, muestra a un Cruzado con armadura, lanzándose a través de la frontera hacia otros dominios, en el bien conocido esfuerzo de “esparcir la ley mediante la espada”. Esta figura sugiere inmediatamente la conquista de lejanos imperios, y la propagación coercitiva de las creencias cristianas entre los ignorantes paganos así conquistados.
De manera parecida surgieron diferentes mazos de cartas, cada uno modificado inconscientemente por la filosofía vital del grupo que lo utilizaba. Incluso las cartas que hoy utilizamos, derivan del Tarot antiguo y varían en gran medida debido a los siglos que llevan utilizándose como instrumentos de juego. A causa de sus características inherentes, existe diferencia entre las cartas inglesas, alemanas, italianas, francesas y gitanas. Sin embargo, debido a que cada una fue modificada para ajustarlas a sus propias convicciones profundas, cada grupo las utiliza exitosamente para predecir la fortuna, a causa de la armoniosa correlación entre las cartas y la inspiración del lector.
Por lo general los historiadores del ocultismo, ubican el registro primitivo del Tarot en el siglo XIV a C., mientras que la tradición Hermética sostiene que alcanza los 25.000 años de antigüedad. Cuando el sacerdocio dogmático desapareció, el conocimiento se mantuvo en secreto. El hombre no había evolucionado hasta un nivel, donde pudiera comprender el significado espiritual existente detrás del simbolismo, ni había podido aprender a controlar las fuerzas que lo rodeaban, tanto en el plano físico como en el plano astral.
Los curiosos de este conocimiento espiritual, fueron obligados a conservar esta información dentro de los límites de las hermandades secretas, donde los miembros ingresaban a través de una rigurosa instrucción espiritual, antes que las verdades les fueran reveladas. En esta Era de Acuario, los astronautas se hallan explorando el espacio exterior, y los acuanautas las profundidades del océano.
El hombre ha evolucionado hasta un alto nivel físico, y tiene acceso a las mas amplias posibilidades educativas. Esta es una era fantástica para que el hombre pueda investigar cuanto desee, de si mismo y del universo.
Desde el punto de vista del desarrollo personal, podemos emplear las cartas del Tarot Egipcio, para acelerar el propio progreso ó el de cualquiera que se las lean. Aplicar la lectura del Tarot, puede proporcionarle una elevación espiritual, un nuevo y mejor modo de vivir ó el propio deseo del corazón. El Sagrado Tarot surgió de la necesidad de registrar las ideas del simbolismo universal. Elegimos el Tarot Egipcio, porque estas cartas abarcan mas factores simbólicos que los hallados en otros mazos, y estos símbolos se basan en correctas correlaciones Numéricas y Astrológicas.

Adolfo J. Mendes

Los 22 Arcanos Mayores están referidos a las 22 letras del alfabeto Hebreo y, por supuesto, a los 22 senderos de la conexión entre los 10 Sephiroth del Arbol de la Vida. Por lo tanto, cada Athu se corresponde con cada una de las 22 fuerzas del Universo. Estas 22 fuerzas del Universo, se ven perfectamente establecidas en la RosaCruz de 22 pétalos. Generalmente, se representa a cada pétalo con una letra del alfabeto hebreo.

Los 22 Athus se dividen en tres grupos; así como el Sepher yetzirah divide a las letras de alfabeto hebreo; Tres letras llamadas Madres, que se corresponden con tres Arcanos, siete letras llamadas Dobles (porque tienen una doble pronunciación) que se relacionan con otros siete Arcanos y , por ultimo, doce letras llamadas Simples relacionadas con doce Arcanos.

Los tres Athus de letras madres están representados por los pétalos interiores y centrales de la RosaCruz. Los siete Athus de letras dobles se representan por los siete pétalos mediadores o intermedios de la RosaCruz. Y, finalmente, los doce Athus de letras simples constituyen los doce pétalos exteriores de la RosaCruz.
A cada Athus se lo denominaron un nombre de carta, es decir, su nombre externo y, además, posee un nombre interno o de la Llave del conocimiento de Dios. También debemos tener en cuenta que los Arcanos Mayores están numerados desde el número 0 al número 21.

El por qué “funciona” el Tarot no es ningún misterio. Sus imágenes son arquetipos, es decir, simbolizan situaciones.
El mundo y lo cotidiano están formados por un número limitado de arquetipos y de situaciones que pueden darse.
A pesar de la aparente riqueza del mundo y de lo que lo había, su riqueza no depende tanto de la diversidad de arquetipos como de su extraordinaria capacidad para combinarse. La humanidad que ideó el Tarot pensaba en términos de “fuerza” no decía, “tengo miedo”, sino “el miedo esta en mi”, entendiendo por “miedo” una fuerza, algo así como una vibración, que podía entrar en el interior de un ser humano y poseerlo.
Esa fuerza estaba en estado libre en la naturaleza, por lo tanto, era susceptible de ser representada mediante un símbolo (una carta, un arcano). Quienes elegían ese arcano en el curso de una tirada eran los que se situaban – por la ley de las afinidades- más cerca de esa fuerza y por tanto con más posibilidades de experimentarlo.

Adriana Vezie

Ahora vamos a hablar un poco del Tarot Egipcio, esa ciencia milenaria con tanta sabiduría acumulada durante miles de años; se calcula la antigüedad de esta disciplina en 15.000 años ya que nos fue entregada por uno de los más importantes dioses egipcios, el dios Thot. Esto que con el transcurso del tiempo se conoció como Tarot, fue originalmente el libro sagrado de los antiguos Egipcios y en él estaba contenida toda la sabiduría para llevar una vida plena, durante el paso en la tierra, preparándonos para la partida y también después de la muerte. Como ya sabemos siempre fue una preocupación de los seres humanos, el conocer su origen antes de nacer como su destino después de la muerte.
Con el Tarot Egipcio, utilizado con un enfoque psicológico podemos resolver muchos de nuestros problemas, aclarar dudas y encontrar soluciones. A veces nos ayuda a comprender y otras a aprender, o a manejar situaciones, por ejemplo las preocupaciones, esto si lo analizamos veremos que es una gran pérdida de energía, ya que al pre-ocuparnos nos estamos adelantando a los hechos antes de que estos sucedan.
Cuando el consultante está convencido que el Tarot puede ayudarlo, y cuando más confianza tenga, más positivo será el resultado que obtenga de una consulta, ya que es muy importante su energía y su mente, para acrecentar la intuición del tarotista en la lectura del Tarot, ya que de esta forma se logra tener un panorama más claro en las conclusiones a que se arribe. El sabio lenguaje de los 78 Arcanos, nos alertarán sobre sucesos del futuro y los caminos más convenientes a seguir, así también como nos alertarán sobre inconvenientes, problemas o trabas, y nos marcarán los cambios favorables o posibles soluciones.
Es muy importante siempre el pensar en positivo y tener confianza en la ayuda que puede brindarnos el Tarot, que nos conducirá por esos senderos cuyo fin es ayudar a poner en claro, a cambiar cosas o a modificar algunas circunstancias, aún en los momentos más difíciles, o de más desesperación. Debemos aprender que de nada vale tener una actitud negativa o trágica frente a la vida, siempre es mejor buscar caminos que nos ayuden, buscar orientación y consejo de las personas que corresponda, y siempre hacerlo con optimismo.
Todos disponemos de una enorme sabiduría interior, así como tiempo y objetividad para sacar a relucir esa riqueza que nos permita ayudarnos y poder ayudar a los demás. Muchos de estos valores que llevamos dentro, salen al exterior con una consulta a los Arcanos del Tarot y la base se encuentra en la simbología e ideogramas que contienen cada una de esas 78 cartas. Los 22 arcanos mayores, conforman prácticamente la tirada, aunque los 56 menores redondean mejor lo que nos quieren significar, es decir que nos dan una visión más amplia y ayudan a completar ideas.
Detrás de la simbología movida mediante la energía que el consultante transmite, por medio de sus manos a las cartas del Tarot, hay un pasado que surge, está el presente, y sorprendentemente el futuro, señalándonos y ayudándonos a ver la mejor manera de vivirlo.

Lic. María Angélica Pérez

Tal vez no haya mejor definición para el Tarot que aquella que dice “el Tarot es la representación platónica del Arbol de la Vida”, por supuesto, se debe entender que el Arbol de la Vida es el gran Glifo del Universo.

Existen muchos significados de la palabra Tarot. Algunos dicen que existe una relación de la palabra Tarot con la TORAH Hebrea, la ley, otros dicen que se relaciona con la THROA, la Puerta.

Sus primeras cuatro letras TARO pueden hacerse evolucionar en sus combinaciones, conformando las siguientes premisas: ORAT, el hombre reza, ATOR, la Gran Madre (Hathor, Athor o Ator, y no como Isis), TARO, que hace girar y ROTA, la rueda de la Vida y de la Muerte.

Un mazo de Tarot consta de 78 cartas, generalmente divididas en dos grupos de 22 cartas llamadas Arcanos Mayores o Athus, y las 56 restantes llamadas Cartas Menores.
Pero tal vez, una mejor división del mazo de Tarot para su aprendizaje y comprensión, sea aquella que divide a las 78 cartas en tres grupos.

El Tarot representa a la Naturaleza, a toda la riqueza de sus infinitas posibilidades y, lo mismo que en la Naturaleza; hay en él, no uno sino todos los potenciales, significados. Y estos significados son fluyentes y siempre cambiantes, por lo que el Tarot siempre se mueve y siempre es lo mismo.
El Tarot hace posible “buscar el oro”, en los 22 arcanos mayores.
La perla en cada paso de estas prácticas se obtiene con intenso esfuerzo consciente, que permiten descubrir nuevas fases ascendentes en espiral evolutivos donde las limitaciones se desvanecen y se experimenta la perfecta unión Hombre- Tierra- Cosmos con vivencias que señalan el camino hacia la gloria inefable del peregrino que supo hacia donde dirigir sus pasos.

 

Algunos han situado el origen de la inspiración que creó el tarot en ese enigmático templo monumental simbólico que es la Esfinge de Gizah. Animal de sintético de otros cuatro, hombre, águila, león y toro, cada uno está relacionado con un elemento; agua, aire fuego, tierra, respectivamente. Y esto alcanza también con los cuatro palos de la bajada que, al parecer, ya estaban presentadas en el antiguo Tarot de los Egipcios.

En aquella lejana civilización se decía que si un prisionero conservara solo los Arcanos del Tarot y supiera interpretarlos, antes o después tendría acceso a todos los secretos y misterios del Universo. Tal era la fe extremadamente intensa que tenían los egipcios en esta conjunto simbólico.

 

EL TAROT EGIPCIO

Hasta nosotros llegó el Tarot egipcio, sencillamente diferente a cualquier otro desarrollo y utilizado en Europa, pero cuya riqueza simbólica dejaba ya presagiar los tarots que vendrían después. La misma palabra “arcano” se remonta al antiguo Egipcio e indica cada una de las 78 cartas esmaltadas que componían el Libro de Thot, del que cada carta actual sería una página. El Libro sería un “mutus liber” un libro mudo, que en lugar de palabras contenía símbolos y claves. Los egipcios consideraban que la sabiduría universal era imposible de ser recopilada en caracteres o letras; hacia falta un lenguaje más global; el lenguaje de los símbolos que tenia la virtud de, en pocas imágenes, recoger un simbolismo global y universal. El libro de Thot es una síntesis de cuanto la humanidad ha podido conocer o intuir, resumiendo en símbolos enseñanzas de alto contenido ético, moral y esoterismo. El esoterismo de ayer correspondía al lenguaje científico actual. Los egipcios se consideraban a sí mismo como la “civilización” por excelencia. Lo que había antes que ellos estaba integrado es su historia y lo que existía fuera de ellos, era tenido por bárbaro y perverso. De ahí que cualquier otra sabiduría que pudiera existir, por el solo hecho de ser un sistema de conocimiento -y , por tanto, de civilización- solo podía expresare a través de los 78 Arcanos del Libro de Thot. A través de él se explica todo, es un patrón interpretativo de la realidad en todos sus niveles y órdenes, desde el universo concreto de la materia y del devenir del mundo, hasta el universo del Espíritu y los mundos sutiles intermedios.

 

EL TAROT DE MARSELLA

A partir de estas fechas el Tarot se popularizó con rapidez por toda Europa. Casi en el 1500, el Tarot italiano (atribuido a Mantegna) había sufrido modificaciones en el estilo y en los dibujos, especialmente en Francia y en la región de Marsella desde donde irradió para toda Europa.
Se trata de un Tarot de diseño gracioso y primitivo, muy esquemático, los colores utilizados son pocos, pero muy preciosos y cargados de simbolismo y compuesta por 22 Arcanos Mayores y 16 “honores” o figuras humanas de cuerpo entero.
En el siglo XVII se seguían utilizado con pocas variaciones los mismos dibujos. El tarot mas difundido actualmente – el Tarot de Marsella- surgió en esa época diseñado por Clude Burdel en originales grabados en madera.

 

COURT DE GEBELIN

Nacido en Nimes en 1725 y muerto en París en 1784, Court de Gebelin fue el esoterismo que más hizo por sistematizar el uso y la interpretación del Tarot. Gebelin era teórico protestante y un amante de la mitología antigua. Para Gebelin, tras 20 años de investigación, sostuvo en su libro que las cartas del Tarot eran de origen egipcio y que se consideraran como un libro jeroglífico llegado hasta nosotros a través de los siglos, resumiendo las doctrinas del antiguo Egipcio.

La teoría no era nueva, sin embargo, correspondió a Court de Gibelin, el haberla rescatado y actualizado. En efecto, su libro aparece en un momento en el cual se inicia el redescubrimiento del viejo país del Nilo, la egiptología, aun en mantilla, empieza a hacer furor y muchas miradas se vuelven hacia aquel lugar que empieza a ser considerado como el foco de la civilización. Pero Gibelin no se contentó con esto. Pasó a desentrañar el significado de las cartas con un espíritu científico, uniendo sus amplio conocimientos sobre esoterismo y alquimia. Interpretó cada una de las cartas del tarot y le dio un significado que él creía que era más próximo a los orígenes. Luego trazó el recorrido del tarot hasta llegar a Europa; nadie en los dos siglos siguientes discutió sus conclusiones ni objeto, nada en contra.

por Adriana Vezie

Por qué algunas personas no creen o le temen al Tarot

Desde tiempos remotos las escrituras, símbolos y dibujos del Tarot como de otras escrituras sagradas fueron escondidos y hasta quemados. Sus seguidores también fueron perseguidos y hasta quemados, muchos de ellos con sus sabidurías.
Pero no se perdieron totalmente ya que la Iglesia fue una de las que las guardó durante siglos.

De a poco la tendencia y cultura oriental fue destapando estas escrituras, que en su momento fueron sólo pasadas de unos pocos a otros y como se decía “de oreja a oreja”.

Se dice que el Tarot es el gran Libro de ThotEl Hermes Egipcio, que contiene toda la historia de la humanidad.

Cada vez más se fueron descubriendo estas láminas, tal es así que la Capilla Sixtina tiene varias de las imágenes de las cartas de Tarot pintadas en sus paredes y techos.

Es por todo esto tan oculto y prohibido durante tantos años que el Tarot está en la mente humana y en el universo colectivo como algo prohibido, fuera de lo común y tan oculto, que aun hoy en día muchísima gente se tira las cartas y no lo cuenta a nadie. Y otro tanto de gente desconfia de su sabiduria, relacionádolo a la brujeria.

Afortunadamente esto fue cambiando y llegó su tendencia a Occidente, donde todo esto había estado muy cerrado durante añares y ahora se sabe de la gran ayuda para encontrarse con uno mismo, que nos aportan estas imágenes.

Afortunadamente hubo una apertura hacia las culturas orientales y en Occidente comienzan a estar en pleno auge las técnicas orientales, como Reiki, Acupuntura, Yoga, Medicina alternativa, etc, que ayudan a encontrar la paz interior y sobre todo aprender a relajarse y correr un poco la mente trabajando contra el estrés.

A raíz de esto lamentablemente surgieron muchísimas personas malintencionadas, con el sólo fin de ganar plata sin ofrecer ninguna ayuda, prometiendo elixires de soluciones increíbles, que juegan con la desesperación de la gente.
No creo de ninguna manera en esas personas que ofrecen atraer la pareja, conseguir el empleo, curarse físicamente; eso no es real, nadie puede lograr eso, y lo que es peor cobran fortunas por hacer esos supuestos “trabajos”.

Por favor no crean en estas cosas.

Existe una energía superior que está dispuesta a ayudarnos y que si conectamos con ella recibiremos la ayuda necesaria.

Tampoco creo en que haya alguien que pueda hacer un daño, nadie puede influenciar en la vida de otro si no se le da cabida para esto; es decir, si tengo fe en que ninguna mala energía de los demás me va a llegar, le cierro la puerta a esto y nada me llega. En cambio, si creo que alguien me está haciendo un mal yo misma me lo estoy produciendo.
Somos artífices de nuestra propia vida y atraemos lo mejor o lo peor según nuestras decisiones, siendo éstas a veces inconcientes y boicoteadoras.

En el mundo existen las dos energías: la negativa y la positiva, esto es verdad como también es verdad que cuando estamos negativos parece que todo sale mal; lo que en realidad ocurre es que la energía siempre busca su par y si emanamos negativamente eso atraemos.
Por esto es muy importante comprender que un cambio de actitud en los pensamientos ayuda un montón ya que aromáticamente se empieza a generar lo positivo.

Liliana Bellagamba

Se puede trabajar esto, por medio de ejercicios que nos ayudan a rechazar lo que no nos hace bien.

Todos poseemos dentro nuestro toda la sabiduría ancestral de la humanidad, sólo que esto al nacer y adquirir el cuerpo físico lo olvidamos totalmente.
Traemos junto a esto la intuición, que es la encargada de avisarnos por medio de signos físicos o de sensaciones, lo que nos conviene y lo que no nos conviene, así también como todo aquello en lo que tenemos que accionar para cumplir nuestra misión y hacer lo que realmente nos hace sentir felices.

Pero la intuición también la tenemos dormida y sólo la escuchamos en algunas ocasiones o lo que es peor nos damos cuenta de que tuvimos un aviso pero después de no haberle prestado atención y cometer un error.
Si nos guiamos por la intuición que es esa voz interior que todo lo sabe, las cosas se acomodan y no nos equivocamos.

Los arcanos mayores de las cartas de Tarot representan profundas cualidades arquetípicas del ser humano y pasamos por todas estas figuras varias veces durante toda la vida, si aprendemos a despertar su energía cuando la necesitamos, nos ayudamos muchísimo a superar crisis y frustraciones.

En el caso del tema de hoy es importante despertar la carta La Sacerdotisa, que es la que nos conecta con nuestra intuición. Esta carta es el símbolo arquetípico de la intuición, La Sacerdotisa todo lo ve y todo lo sabe, es como el puente entre el mundo real y el mundo de lo oculto y misterioso. La sacerdotisa conoce todos los misterios y sabe que hacer para solucionar los conflictos del ser humano, pero para esto aprendió a encontrar las respuestas.

Para encontrar a La Sacerdotisa dentro nuestro, es fundamental buscar la calma interior y desde ahí, esta carta nos trae la información misteriosa de lo que ocurre, es decir nos enseña a ver mas allá de lo aparente, lo que se ve es solo la fachada de lo que hay atrás y es solo viendo lo escondido y oculto que se llega a la verdad y a la solución.

Te invito a encontrar a La Sacerdotisa dentro tuyo, buceando, y encontrándote con ese ser interior que todo lo sabe, pero para esto es fundamental dejar la mente de lado, relajarse y ver la situación desde lo que se siente y percibe, en lugar de verlo desde lo racional.

El cuerpo con sus emociones es un canalizador total de la intuición, cuando por ejemplo estamos por hacer algún negocio y aunque las circunstancias demuestren que es excelente, el cuerpo nos avisa por medio de algún síntoma junto a una emoción de inseguridad o angustia que esto no es así.

Las herramientas que nos llevan a esto son:
Estar más presentes en nosotros mismos, prestando atención a todas las señales y despertando para ver mas allá de lo que se ve con los ojos, todo esto encontrando un estado de tranquilidad y relajación, que automáticamente frena las tensiones.

Aprendiendo a escuchar esa voz, evolucionamos muchísimo, encontrando además la tan deseada paz interior.

Liliana Bellagamba

El Tarot ó Libro de Thot fue en su origen el libro sagrado de los antiguos egipcios. Los temas que con mayor frecuencia fueron estudiados por los sacerdotes egipcios eran los relacionados a las cosas del espíritu.
El libro estaba compuesto por símbolos y jeroglíficos y fue finalmente hecho en 78 láminas de oro puro, y en el estaba contenida “aquella cosa que da conocimiento a todo lo demás”.
Así encontramos una verdadera conexión con la pirámide de Keops ó la gran pirámide, con las escuelas de iniciación y herméticas antiguas, con la astrología, la numerología y con todo lo relacionado al espíritu y al subconsciente y de manera muy notable con la Biblia, además de los libros sagrados de las mas importantes religiones.
Se piensa que el Tarot es la clave que tanto se ha buscado, para lograr una verdadera interpretación de la Biblia, esto asociándolo con quienes la escribieron en su origen. Es muy probable que en el Antiguo Egipto se hayan utilizado las figuras originales del Tarot, para la búsqueda de la orientación psíquica, y así investigar la personalidad del ser humano desde un punto de vista clínico. También es cierto que cada una de las figuras, contienen muchos elementos útiles para realizar test relacionados con la psicología, y este tal vez haya sido el uso que se le dio en su origen.
Con respecto a esto, no podemos olvidar ó quizás preguntarnos: que fue lo que llevó a Sigmund Freud, en el ocaso de su vida a realizar varios viajes a Egipto y escribir un libro sobre la XVIII dinastía? , este libro se llamó: “Moisés y la religión monoteísta”.
A esto último debemos agregar que después de la muerte de Freud, en su casa de Viena hoy convertida en museo, se encontró en su escritorio un mazo de Tarot Egipcio con señales claras de haber sido utilizado con frecuencia; esto nos abre otro interrogante: de que forma Freud, considerado el padre del psicoanálisis utilizaba el Tarot?, como autoayuda ó para el análisis de sus pacientes?
También sabemos que desde siempre ha sido una tendencia natural de todo ser humano, él investigarse a sí mismo, para conocer tanto su origen antes de nacer, como su futuro después de la muerte.
El Tarot ó Libro de Thot se utiliza como método de detección y predicción por inspiración, ya que sus enseñanzas se refieren a dos mundos: el oculto y el manifestado; esta dualidad de mundos, es en consecuencia el principio enunciado por el maestro Thot que decía: “Como es arriba es abajo y como es abajo es arriba”. Este es uno de los siete principios del Kibalión, y estas son las siete leyes fundamentales de la vida.
Todas las investigaciones reconocen al Tarot Egipcio como una de las más perfectas formas de interpretación, tanto para revelar misterios del inconsciente, como para las cosas de la vida cotidiana, ya que revela siempre cosas ocultas y ofrece al consultante los mas sabios consejos, encontrando el problema y de ésta manera aparece la solución.
No es necesario ser un estudioso del ocultismo, para comprender y utilizar la autoayuda ofrecida por este sistema.
El Tarot Egipcio puede darnos la clave para conocernos mejor y ayudar a conocerse a los demás.

Etimología del Tarot

Busquemos ahora la etimología de la palabra Tarot.

Vaillant afirma que la diosa Ashtaroth (As – ta – roth) es la misma Inda-Tartar (Tan-Tara) ó lo que es lo mismo: el Zodíaco.
Esto es que el Tarot podría significar Zodíaco ó relación con el cielo y lo divino.
Mc Gregor Mathers, cree que la palabra egipcia Taru, significa: “para consulta” ó “lo que requiere respuesta”, y ciertamente tanto el Tarot como el Zodíaco, para eso son desde su origen: para consultar y que den respuestas.

Otras palabras podrían explicar el nombre Tarot:

  • Torah: que en hebreo significa: La Ley
  • Throa: que en hebreo significa: La Puerta
  • Rota: que en latín significa: Lo que habla o La rueda de la vida y la muerte.
  • Orat: que en latín significa: El hombre que reza.
  • Taor: que en antiguo egipcio significa: Taur (dios de la obscuridad)
  • Ator: que en antiguo egipcio significa: Venus o La gran madre.
  • Taro: que en antiguo egipcio significa: Que hace girar

Court de Gëbelin afirma que existen tres palabras egipcias hasta hoy conservadas en el juego de cartas, que son: Taro, MatPagad.
Esta autor afirma que Taro es egipcio puro, tomado de: Tar que significa “camino” y de Ro ó Ros ó Rog que significa: “camino real” ó “camino para reyes” ó “camino del rey”.
Mat no precisamente es palabra egipcia, aunque si oriental y significa: “el mal” o “lo malo” Pagad significa: “Jefe”o “Maestro”o “el bien” Gad en egipcio significa: “Fortuna”.

Como se habrán dado cuenta, todas estas acepciones confirman el origen egipcio del Tarot, pues al cambiar de lugar y de época, las palabras cambiaron de sonido y no de significado.

Liliana Bellagamba

Espacio de Publicidad

Relacionados