MAESTROS ASCENDIDOS

En este espacio ofrecemos las distintas jerarquías que manifiestan diferentes frecuencias de cada uno de los Siete Rayos.

Rayo AZUL“Voluntad y Poder”
DIA: Domingo Nombre CARACTERISTICAS
Arcángel MIGUEL Asistencia a muertos y agonizantes
Cortar lazos emocionales
Limpiar astrales
Limpiar casas
Protección
Elohim HERCULES Fuerza
Poder
Voluntad
Maestros Lady MIRVAN
CONRAD
MICAH
EL MORYA
Manifestación de Dios
Protección Cósmica
Unidad
Poder-Fuerza-Fe
Chakra LARINGEO .
Clave tonal Click aquí del Maestro El Morya

 

 Rayo AMARILLO-DORADO“Inteligencia activa”
DIA: Lunes Nombre CARACTERISTICAS
Arcángel JOFIEL Alegría
Apertura para recibir ideas de Dios
Desbloquea esquemas mentales
Estudios Iluminación
Comprensión de la Ley de Precipitación
Elohim CASIOPEA Percepción
Persistencia
Maestros DWAL – KHUL

CONFUCIO
LANTO
SOO-CHE
KUTHUMI

Ciencia
InvestigaciónLetras
Fuerza para la Ley de Precipitación
Sabiduría
Sabiduría científica
Chakra CORONARIO .

 

 Rayo ROSA“Amor-Sabiduría”
DIA: Martes Nombre CARACTERISTICAS
Angeles del Rayo . Arreglan cosas descompuestas
Arcángel CHAMUEL Bienestar
Confort
Elohim ORION Amor
Amor en las desinteligencias
Repara tela búdica
Maestros Lady ROWENA
VICTOR
Amor en las desinteligencias
Desarrollo del Yo Crístico
Trascendencia de la materia
Victoria de la Luz
Chakra CARDIACO .

 

 Rayo BLANCO“o de la Armonía a través del Conflicto”
DIA: Miércoles Nombre CARACTERISTICAS
Arcángel GABRIEL Armonía
Cerrar curaciones de niños y embarazadas
Resurrección
Elohim CLARIDAD

ASTREA

Expandir luz y vida
Pureza
Pureza en mi casa y cuerpo
Pureza Cósmica
Maestros
SERAPIS BEY

HERMANDAD DE LUXOR
Ascención
Armonía
Cerrar curaciones de adultos
Chakra BASICO .

 

 Rayo VERDE“o de la Ciencia Concreta o Conocimiento”
DIA: Jueves Nombre CARACTERISTICAS
Arcángel RAFAEL Curación,
Perfección física
Director HILARION Consagración
Enseña para curaciones
Servicio
Elohim VISTA
(Ciclopea)
Concentración
Música
Maestros IJIA-ASCLEPIO

MARIA

Ascención
Armonía Cerrar curaciones de adultosAsistencia a embarazadas
Asistencia en partos
Curación a niños
Rayo PALAS ATENEA
VERDE
Verdad
Curación física
Chakra TERCER OJO
Clave tonal Click aquí de la Maestra María

 

 Rayo ORO-RUBI“El idealismo y la devoción”
DIA: Viernes Nombre CARACTERISTICAS
Arcángel URIEL Providencia, suministro
Elohim PACIFICA
TRANQUILINO
Paz
Tranquilidad
Maestros LADY NADA
JESUS
JUAN
Comprensión
Conciencia crística
Gracia
Chakra PLEXO SOLAR .
Clave tonal Click aquí del Maestro Jesús

 

 Rayo VIOLETA“El Orden o Magia Ceremonial”
DIA: Sábado Nombre CARACTERISTICAS
Arcángel ZADQUIEL Transmutación
Elohim ARTURO Ley de Ritmo
Maestros ZOROASTRO
PORTIA
KWAN YIN
SAINT GERMAIN
Entusiasmo
Justicia, Oportunidad
Misericordia, Perdón
Libertad
Chakra ESPLENICO

Protecciones:

 Armadura Azul y Disco Dorado en el Plexo Solar.
 Muro Azul.
 Espada y mano de Miguel.

Siempre invocamos a través de nuestra Presencia y Yo Crístico y cerramos pidiéndolo para toda humanidad.
Es importante también utilizar la ley de libre albedrío cuando mandamos las energías a desintegrarse a la masa ígnea de la tierra o a los planos a los que pertenecen, y para toda humanidad que quiera por Ley de Libre Albedrío recibirlos.

Virtudes:

 Fortaleza, valor, constancia y veracidad que provienen de la absoluta falta de temor.

 Poder de gobernar para captar las grandes controversias con amplitud de criterio, y para manejar a los hombres y tomar decisiones.

Efectos sobre patrones mentales a transmutar:

Orgullo

 Ambición

 Inflexibilidad

 Arrogancia, deseo de dominar a los demás

 Obstinación

 Ira

 Sensación de desprotección, sensación de soledad

 Falta de fe en la evolución

 Todo tipo de miedo a objetos o situaciones

 Incapacidad para operar sobre las circunstancias o las personas

 Falta de dirección o capacidad de mando, despotismo

 Fanatismo político, obstinación

 Alcoholismo, tabaquismo

Virtudes a adquirir:

Ternura, humildad, simpatía, tolerancia, paciencia.

La Voluntad – Poder:

La energía de este primer rayo es la Voluntad-Poder. Muchas veces a la Voluntad espiritual se la confunde con el esfuerzo, que es característico de la personalidad.
La Voluntad hace que todo se deslice, que todo fluya, atravesando las fuerzas kármicas, los hechos de la vida externa, hechos y circunstancias que tenemos que pasar y que nada tienen que ver con esa energía tan fuerte. Para comprender un poco más esta energía encontré un ejemplo que me sirvió mucho, y es el siguiente:
Imaginemos a Krishna (el héroe del Bhagavad Gita) guiando un carruje tirado por tres caballos fuertes y potentes. El tiene firmes las riendas y así llega a su destino.
Aquí la energía del primer rayo está representada por Krishna que, con las riendas en las manos hace que los caballos lleven al caruaje por donde aquel debe ir.
Esa energía sabe todo lo que ocurre con los caballos, a donde deben ir, y también conoce las medidas exactas de su potencial.
Krishna es el símbolo del Yo Superior, del alma del hombre, que tiene voluntad poder en su aspecto espiritual trascendente. Los tres caballos que tiran del carruaje simbolizan los cuerpos físico, emocional, y mental del hombre.
En esta imagen ellos aparecen fuertes y corren recíprocamente armonizados, ya que representan cuerpos sanos y alineados, que desean llegar a la meta. La fuerza que los mueve es el deseo pero la que los guía es la voluntad.
Si los caballos no tuvieran la rienda (la voluntad), que los conduce y los equilibra, controlando la velocidad y dirigiéndose hacia un lado o hacia el otro, probablemente no llegarían juntos, porque cada uno llevaría su propio ritmo, según su deseo individual, y por lo tanto no llevarían al carruaje hacia su meta.
En el comienzo de la creación cósmica, el rayo Azul fue la primera energía manifestada, y entonces pudieron surgir los sistemas solares.

La posibilidad de trabajar con la energía de la voluntad ocurre entonces, en dos grados diferentes: el primero se refiere a aquellos que desean llegar a la meta y, no sabiendo cómo hacerlo piden ayuda a quién los guía o los sujeta con las riendas; el segundo se refiere a la situación en su totalidad: el carruaje, el guía, las riendas y los caballos, lo mismo que a obedecer la recomendación: “aquiétate y vuélvete hacia tu interior”.

Para captar la verdadera energía de Voluntad-Poder, nos debemos colocar decididamente en el segundo grado, en el que los caballos no necesitan pedir ayuda, y sólo tiran del carruaje disciplinadamente, sabiendo que deben obedecer a las señales de las riendas, lo cual los llevará a la meta, muchas veces desconocida por ellos.

Cuidar, pensar y trabajar las propias resistencias es el camino más largo, abrirse a lo desconocido, a sabiendas de las resistencias, pero cerrándoles la puerta, es el camino más breve y directo, indicado por el primer rayo.

Cada individuo podrá percibir su propio punto y partir de él en dirección al próximo paso, pero, sea cual fuere la situación, debe saber que al final deberá decir “Hagase Tu Voluntad“.

Cómo se relaciona la energía de la Voluntad con la intuición?

Lo que llamamos intuición, la voz de nuestro Yo Crístico, penetra en la mente, procedente de un estado superior de conciencia, a través de los espacios existentes entre un pensamiento y otro. Entre los pensamientos hay un espacio imperceptible por donde penetra la intuición.

Todos somos, pues, intuitivos, sólo que no tenemos conciencia de ello debido a que la mente no está disciplinada y que la Voluntad no se aplicó todavía sobre los mecanismos de la personalidad.
Cuando ese intervalo entre los pensamientos es más espaciado, la intuición llega a entrar, haciéndose sentir más nítidamente.
Durante el proceso intuitivo, estamos sin hacer nada, allí ubicados, quietos, vacíos.
Entonces la intuición llega pronta, completa, sin elaboraciones previas, sin acarrear duda alguna; y aquí su fuerte relación con la Fe.

Protecciones:

 Casco Amarillo o de cristal.
 Cinta Amarilla.
 Invocación a Jofiel o ángeles amarillos para desbloquear en los exámenes.

Virtudes:

 Calma, fuerza, paciencia y Amor a la verdad.

 Lealtad

 Intuición

 Inteligencia clara y temperamento sereno

Efectos sobre patrones mentales a transmutar:

 Excesiva concentración en el estudio.

 Frialdad hacia los demás.

Desprecio por las limitaciones mentales

Virtudes a adquirir:

Amor – Compasión – Altruismo – Energía

La Inteligencia Activa::

El tercer rayo tiene una función nítida aunque todavía no esté desarrollado en el hombre. Al suscitar en el hombre no evolucionado el ansia por hacer cosas, de trabajar, de crear y de moverse en el plano fisico, está sirviendo de instrumento al alma que, encarnada en el sujeto activo, realiza así una serie de experiencias.

El interés por la cultura, por la vida subjetiva, es instigación de la Intefigencia Activa o Espiritu Santo, como también se llama a ese rayo en Occidente.

El tercer rayo es una energía que abre caminos, presentándose también con características de voluntad superior y de sabiduría, y no sólo como impulso o manifestación activa en sí.
El amor puro lleva a la unión con la totalidad y, antes de que pueda fluir, es necesario que otros rayos estén equilibrados con él y que los canales interiores del hombre estén relativamente purificados. En caso contrario el hombre se lanzaría a todo y a todos indiscriminadamente.
Aquí la energía del tercer rayo adquiere importancia, porque agudiza a la mente, y ésta enfoca discierne, escoge, manteniendo bajo control ese amor que estaba en libertad y que sería indeseable en cierto estado evolutivo.

Por lo tanto, estos tres rayos trabajando juntos, forman una espléndida trinidad de energías en el hombre: el rayo de la Voluntad-Poder que, sin la Sabiduría del segundo rayo y sin el control del tercero, puede ser destructivo; el rayo del Amor-Sabiduría que, sin la Voluntad como impulso primordial y sin la inteligencia discriminadora, se vuelve dispersivo, deslizándose sin control inteligente; y el rayo de la Inteligencia Activa que, sin la Sabiduría y el Amor del segundo y sin el Poder del primero, tampoco se realiza completamente, puesto que permanece como simple fuerza de movimiento.

Por tanto, adviértase la importancia del tercer rayo actuando en conjunto con los otros dos: en la medida que el primero, según la voluntad superior que el conoce, envía el primer impulso, el segundo lo confirma y lo equilibra con sabiduría y el tercero, cuando está evolucionado, ejecuta el trabajo.

Hay otras manifestaciones del rayo que podemos descubrir. Una de ellas es su manifestación superior en las comunicaciones mentales y telepáticas.

Protecciones:

 Aro o Círculo Rosa del Amor.
 Cubrir una habitación o persona con luz rosa.

Virtudes:

Amplio criterio respecto a las cuestiones abstractas, Sinceridad de propósito, Intelecto claro, Capacidad de concentrarse en estudios filosóficos, Paciencia, Cautela, No le preocupan las trivialidades ni quiere preocupar a otros.

Efectos sobre patrones mentales a transmutar:

Orgullo intelectual, frialdad, aislamiento, inexactitud en los detalles, distracción, obstinación, egoísmo, crítica excesiva respecto a los demás, desamor, odio, celos, rencor, visión resignada de la vida, fanatismo filosófico, posesividad, avaricia, desórdenes sexuales.

Virtudes a adquirir:

Simpatía, Tolerancia, Devoción, Exactitud, Energía, Sentido Común.

El Amor – Sabiduría:

Cuando alguien tiene como temperamento el segundo rayo y expresa la energía amor-sabiduría, acepta tranquilamente que otras personas de otros temperamentos y tendencias tengan formas diferentes de realizar la misma acción. Pero en general, cuando somos expresiones de otras energías del rayo, pretendemos que la acción de las personas sea como la nuestra, lo cual, en verdad, no debería ocurrir.

La persona con temperamento Amor-Sabiduría manifiesta una percepción intuitiva de la necesidad del otro a la cual puede amoldarse fácilmente.

El principio espiritual básico es subordinar las propias necesidades, o seudo-necesidades personales, a las de un grupo cada vez mayor, lo cual se explica por una necesidad de complementación presente en todos nosotros, y más pronunciada en los temperamentos de Amor-Sabiduría. Es una tendencia a la unión, a completarnos, a ser comprensivos, como camino para volver a la totalidad.

De este modo, llamamos Amor a la manifestación del segundo rayo, a la necesidad de tener conciencia de aquel origen en el que estábamos en una totalidad y de vivir esa unión. Se trata de una comprensión absoluta, de una forma de estar con el otro incondicionalmente, sin el menor esfuerzo.

Otra característica es la unión conciente con nuestro destino básico, con nuestro karma, que se ve perfeccionado por la capacidad de actuar incondicional y desinteresadamente. Además percibe el karma de otras personas.

Capta, comprende, ve claro y no juzga. Posee capacidad de síntesis, de inclusividad, usando una psicología fuera de lo común, pues todo lo que todavía no consguió incorporar en sí pero ve en el otro, le causa admiración y reverencia en lugar de rivalidad.

Los individuos que manifiestan la energía Amor-Sabiduría precisan incorporar cualidades de otros temperamentos, por ejemplo los de Voluntad-Poder. Este primer rayo los complementa, equilibrándolos con la tendencia natural de ser demasiado inclusivos.

El uso del término Amor-Sabiduría se justifica por el hecho de que en nuestra mente existe una diferencia entre estos dos aspectos de la misma manifestación cósmica. El Amor sin la Sabiduría y la Sabiduría sin el Amor no están completos. Realmente, desde el punto de vista del espíritu, esa energía no es sentimiento, ni impulso, ni apego, sino una tendencia profunda de unión y complementación. Esa necesidad de integrarse es una manifestación de la Ley de Atracción.

El aspecto de la Sabiduría es fundamental pues posibilita que la serenidad y el desapego se instalen en nosotros. El amor es impulsado por la Atracción, mientras la sabiduría expresa el discemimiento que reconoce la dirección correcta que hay que seguir.

Protecciones:

 Cono de luz blanca.

Virtudes:

Grandes afectos, simpatía, generosidad, valor físico, devoción, intelecto y percepción.

Efectos sobre patrones mentales a transmutar:

Egocentrismo; preocupación; inexactitud; falta de valor moral, indolencia; fuertes pasiones, extravagancia; depresiones; pereza, pesismismo y fatalismo; falta de claridad y de valores morales.

Virtudes a adquirir:

Serenidad, confianza, autocontrol, pureza, altruismo, exactitud, equilibrio mental y moral.

La Armonía a través del Conflicto:

El cuarto rayo, la energía de la armonía a través del conflicto es el que lleva a la intuición, rige la humanidad en su totalidad. Esta energía es la que nos lleva a percibir el campo de conciencia en el cual nos encontramos limitados. Esa sensación de limitación acontece en todos los hombres, cuando alcanzan determinado grado de conciencia: se sienten impedidos en el grado en el cual están y necesitan ascender a otro nivel en la escala evolutiva, conociendo entonces otros espacios interiores del propio ser.
Ese cuarto rayo rige al reino humano y nos hace sentir literalmente aprisionados donde estamos, impulsándonos a vencer las cristalizaciones, la inercia y el condicionamiento típico de una etapa evolutiva. Como es propio de la naturaleza del hombre terrestre afincarse en el sitio al cual llegó, corresponde al cuarto rayo estimularnos a través del conflicto, a alcanzar otros estados de conciencia.

Ese conflicto, si se lo vive concientemente, se transforma en una situación armoniosa, y, a medida que se instala el equilibrio, permite la manifestación de la intuición, o sea, el afluir de la claridad proveniente de los planos supramentales.

Se puede controlar la naturaleza mental o emocional, pero no se puede hacer lo mismo con el mundo intuitivo. Solamente cuando lo emocional, lo mental y lo físico están bajo control voluntario y no bajo tensión puede acontecer libremente.

Virtudes:

 Declaraciones estrictamente exactas

 Justicia (sin clemencia)

 Perseverancia, sentido común

 Rectitud, independencia, intelecto agudo.

Efectos sobre patrones mentales a transmutar:

 Crítica mordaz

 Estrechez mental, arrogancia

 Rencoroso, carente de compasión

 Irreverente

 Lleno de prejuicios

 Falta de Vitalidad

 Enfermedades físicas

 Descortesía

Virtudes a adquirir:

Reverencia, devoción, conmiseración, amor y amplitud mental.

La ciencia Concreta o Conocimiento:

La mente concreta presenta una capacidad de análisis, de precisión y de fidelidad, todavía no explorada, pero ninguna de sus cualidades conduce al entendimiento profundo, puesto que ella es incapás de aquello que llamamos comprensión real y que caracteriza la mente superior.

La mente intelectual representa una transición, un pasaje hacia otro nivel más profundo. El desarrollo de la mente comienza con la práctica de la concentración. La educación de la mente concreta es necesaria, basta que persistamos en la aspiración de llegar a otra mente, la superior, y en la intención de no dejarnos llevar excesivamente por el juego deductivo-intelectual.
Hay muchos individuos cuya mente intelectual ya está pasando por el proceso de trascender su estado analítico.

Como imprime el alma su mensaje en nuestra conciencia?:

El alma capta de la mente cósmica lo que debe ser manisfestado por su intermedio y trata de transmitirle a la conciencia lo que le corresponde ejecutar. Para ello, el alma usa la imaginación creadora, y es ayudada, en varios sentidos por seres más avanzados que ella en evolución. Así, el alma proyecta parte de la idea divina en la mente del individuo. La imaginación del alma no es como la de la personalidad. A través de la imaginación, el alma “ve realmente” el nivel superior, y a continuación, construye una proyección (una forma de pensamiento) que es enviado al plano mental. Si el alma es ya lo suficientemente fuerte, emite una onda hacia el cuerpo emocional también, haciendo que el mensaje alcance asimismo este nivel, en caso de que la forma-pensamiento no haya sido captada por la mente.
En el plano emocional o astral, la idea se presenta como un deseo elevado, de la misma categoría que el impulso emitido en el origen. La forma-pensamiento sucede por añadidura y depende de la intensidad de la fe existente.

La fe es la que determinará la apertura
del conciente al impulso del alma

Virtudes:

 Devoción

 Concentración mental

 Ternura

 Intuición

 Reverencia

Efectos sobre patrones mentales a transmutar:

Amor egoísta y celoso · Dependencia de los demás · Parcialidad y autoengaño · Sectarismo, superstición, prejuicios · Arranques de ira, impulsividad

Virtudes a adquirir:

· Fortaleza · Autosacrificio · Pureza · Veracidad · Tolerancia · Serenidad · Equilibrio · Sentido común

El idealismo-devoción::

La energía del sexto rayo se manifiesta como devoción, la voluntad persistente de ampliar el nivel más elevado de conciencia. La manifestación de la energía devocional tiene muchas finalidades, entre ellas la de preparar al niño para el conocimiento superior. Al quedar envuelto por el sentimiento devoto, el niño no distingue defectos ni limitaciones en la persona a la cual admira, permaneciendo abierto hacia la misma en cualquier circunstancia. Esa es la devoción en su ciclo más primario; es la semilla que planta la naturaleza en el Ser, contraria al espíritu de crítica y esencial para el futuro progreso espiritual. La energía de la devoción pasa por un proceso donde la devoción por un individuo se va transformando en devoción por el conocimiento.
En la etapa siguiente se descubre a través de cierto esfuerzo una fuerte capacidad de concentración, que con el tiempo se transforma en concentración espontánea y empiezan a desaparecer los apegos por los libros y las ideas en sí. El sentimiento de devoción a la verdad nos conduce directamente a aquello que enfocamos, cuando no permitimos que los elementos secundarios nos dispersen. Esta energía está ligada al cuerpo emocional, al plexo solar, por lo cual hay que ver la forma de que ese nivel tan fluido de las emociones humanas no interfiera con esa energía.
¿Qué hacer para que el plexo solar esté bajo control? ¿Cómo evitar que se diluya la energía de la devoción que nos acompaña desde el nacimiento y purificar nuestros cuerpos para que podamos recibirla?
La estrategia a emplear es la de transferir la energía emocional del plexo solar hacia el centro del corazón, lo cual insume algún tiempo para realizarlo. Este proceso comienza tan pronto se inicia el desarrollo mental en el individuo.
Los ciclos por los que pasamos a través de la energía de la devoción son, por lo tanto, visibles. Primero tenemos veneración por alguna persona o cosa; después eso se transfiere a una idea o ideal, seguido por el esfuerzo para mantenernos nítidos. La insistencia en la meta, efecto de la energía de la devoción en nosotros, produce una crisis que conduce al desapego de las formas y posteriormente sobreviene la apertura hacia la vida total.
Cuando ya somos maduros, la devoción nos lleva a renunciar a cierto objeto sin mostrarnos previamente cuál es el próximo paso. Así somos ejercitados para actuar incondicionalmente, sin esperar sustitutos y sin apuntar a cosa alguna más allá del amor.
Adviértase pues que esta energía presupone un amplio campo de trabajo. Ser devoto, y al mismo tiempo permanecer separado del objeto de la devoción, es algo que hay que aprender a través de pruebas bien conocidas. Cuando sucede que somos llevados por una fuerza superior y nos desliga compulsivamente del objeto de devoción, si eso se comprende como un hecho positivo, nos sentimos liberados; nada se perdió, sino que se reformuló y reconstruyó.
La energía del sexto rayo construye y, al mismo tiempo, destruye. Somos construidos como verdaderos devotos al vernos destruidos en nuestros objetos de veneración, a fin de que en nosotros pueda actuar la esencia real de cada uno de ellos, y no su apariencia.

Virtudes:

 Fortaleza

 Perseverancia

 Valor

 Cortesía

 Confianza en sí mismo

 Detallista

Efectos sobre patrones mentales a transmutar:

 Formulismo

 Intolerancia

 Orgullo

 Estrechez mental

 Criterio superficial

 Engreimiento

 

Virtudes a adquirir:

· Comprensión de la unidad · Amplitud mental · Tolerancia · Humildad · Benevolencia · Amor

El Orden o Magia Ceremonial:

La energía del séptimo rayo, al mismo tiempo que promueve la elevación del individuo y su inserción en el todo de una sola corriente, organiza las fuerzas a través de un ritmo riguroso y constante.
Esta energía poderosa está entrando en manifestación cíclica, trayendo hacia el planeta una nueva conciencia y nuevas formas de vida, que no apuntan a las personas por separado, sino a la humanidad en su totalidad.
Con la entrada de esta energía vemos que se unen personas de diferentes razas, países y clases sociales para un mismo trabajo. De esta relación heterogénea surgirá una síntesis.
El séptimo rayo conduce, pues, a la unión en el mundo, haciendo que las naciones, los individuos y los grupos se sientan incluidos en un gran “ser planetario“. Esa energía está erradicando al personalismo y llevándonos hacia una conciencia global.
Adviértase que el séptimo rayo, energía del orden y la organización, del ritual y el ceremonial, trabaja en conjunto con el primero y el tercero.

El primer rayo de Voluntad-Poder tiene la fuerza para hacer que el plano evolutivo se manifieste; el tercer rayo, energía que nos ayuda a que seamos adaptables en nuestras actividades, nos prepara para recibir lo nuevo en nuestras vidas.
El séptimo rayo funciona como energía constructora de nuevas formas dentro de la sustancia material; junto con el primero y tercer rayo está acarreando transformaciones básicas para el planeta y para la humanidad que lo integra. Por ejemplo, el sentimiento religioso; en vez de observarlo con fechas y horarios marcados o a través de religiones organizadas, se convierte (con el séptimo rayo) en una actitud permanente en nuestras vidas y no depende de factores externos.
Otra transformación derivada de esta energía habla respecto de los ideales, entre los cuales están la fraternidad, la buena voluntad y el altruismo, que con la entrada del séptimo rayo dejarán de ser sólo un enunciado y se convertirán en una verdadera vivencia.
El tercer obsequio del séptimo rayo se refiere a la superación de las ideas de nacionalismo, sectarismo, separatividad, e incluye el descubrimiento de que no hay diferencia entre espíritu y materia.
Un nuevo sentido de la constitución de los grupos es otra contribución del séptimo rayo. Así veremos el sentimiento religioso unido a la precisión científica y la fuerza política unida con la cultura espiritual.
La energía de síntesis, a través de la cual buscamos un contacto cada vez mayor y más consciente con nuestro centro interno de manera que nos sentimos ligados a todo lo que existe y con todo el universo, desde las criaturas más próximas a las más lejanas, es otra característica del séptimo rayo.
La forma en que nos expresamos oralmente, gesticulamos, o caminamos, componen nuestro ritual. La velocidad con que pensamos, el ritmo de nuestros sentimientos, forman un ceremonial al que tenemos que entregarnos organizada y conscientemente, perfeccionándolo. Cuanto más nos dedicamos al ritual natural, que tiene que ver con los ritmos de la naturaleza y desechamos los rituales artificiales, pensando en el bien del otro, más nos transformamos en un punto de atracción de la energía pura.
Contrariamente a lo que se puede suponer, somos libres cuando conseguimos un ritmo interno. Mientras seguimos impulsos y ritmos artificiales podemos satisfacer nuestros deseos, pero no nos estamos liberando.
El séptimo rayo, a través del orden, nos lleva a descubrir la liberación en el ceremonial interno, que se refleja en la belleza y en la armonía de la vida externa que, con el tiempo, ha de ser restaurada en el planeta.

por Ricardo Orzi

Espacio de Publicidad

Relacionados