LAS INICIACIONES

El desarrollo del ser humano consiste en el paso de un estado de conciencia a otro. Es una sucesión de expansiones, un desarrollo de la facultad perceptiva que lleva la conciencia centralizada en el yo inferior hacia niveles superiores hasta llegar a la divinidad. Dentro de este contexto, la iniciación es la entrada en la vida espiritual o el paso hacia una nueva etapa de esa vida, y es parte del proceso normal del desarrollo evolutivo. Implica la capacidad de ver, oír y comprender, de sintetizar y correlacionar el conocimiento, dando por resultado un progreso y expansión.
Esta expansión conduce a una crisis. En esta crisis, donde es necesaria la ayuda de un maestro, tiene lugar el acto de iniciación que (actuando sobre un centro en particular), eleva la vibración de los cuerpos y permite obtener un nuevo ritmo.

 

El Sendero de Aprobación

Es la etapa previa a las iniciaciones y comienza cuando el ser terminó de incorporar sus cuerpos físico, emocional y mental y siente que hay algo más pero no sabe qué es. Entonces se mete con cualquier cosa que tenga que ver con lo espiritual y se convierte en “buscador”; sea donde sea, le van a decir que emita energía positiva, la cual se le va acumulando en el cuerpo causal.
Esta energía acumulada en el causal tiene por objeto eliminar patrones mentales, dando así apertura mental. Esta fase puede durar varias vidas, en las cuales se dice que uno trabaja como auxiliar invisible. Cuando el cuerpo causal tiene una cantidad determinada de energía positiva, llega el momento de la primera iniciación.

El Discipulado

Es una etapa intermedia, y podríamos decir que abarca las primeras cuatro iniciaciones.
Un discípulo debe comprometerse a servir a la humanidad y colaborar en el plan de los Grandes Seres; comprende la vida o aspecto fuerza de la naturaleza y no le atrae la forma. Se reconoce como un centro de fuerza y tiene la respondabilidad de dirigir la energía que fluye a través de él hacia los canales por los que pueda beneficiar a los demás.
Un discípulo tiene distintos objetivos, entre ellos:

 Transferir su conciencia desde lo personal a lo impersonal

 Pureza de vida en forma práctica

 Liberarse de la preocupación

 Cumplimiento de sus obligaciones y debida atención a las deudas kármicas

 Trabajar en la construcción de un cuerpo físico que le sirva como mejor vehículo para la fuerza.

Debe aprender a permanecer silencioso ante el mal y el sufrimiento, y sin perder tiempo en quejas inútiles ponerse a trabajar para aligerar esa carga. Debe hablar sólo cuando sea necesario, dar estímulo y emplear la palabra con fines constructivos. Alcanza ese punto donde nada de lo que ocurre altera su calma interna, donde reconoce y experimenta la paz verdadera. Quienes persisten en su esfuerzo logran rápidamente su objetivo, y entonces todo cuanto aparece es para bien; tanto los éxitos como los aparentes fracasos, los cuales están para ser transmutados y así poder dar un paso más.
A medida que el aspirante progresa se lo reconoce como una fuerza en el mundo, se lo aprecia como individuo y los hombres recurren a él para ser ayudados. Puede dar esta ayuda mediante la escritura, la palabra hablada, la enseñanza, la música y el arte, llegando por estos medios al corazón de los hombres y convirtiéndose así en auxiliar y servidor de su raza.

por Claudio De Carlo

Bibliografía consultada: “Iniciación humana y solar” de Alice Bailey

LAS DISTINTAS INICIACIONES

Son nueve en total, y antes de su descripción debemos saber un dato importante: no hay un período de tiempo determinado entre una y otra; mucho depende del rayo al que pertenece el aspirante, de su karma individual, y por sobre todo del momento en que se vive. Por esto último en la época actual se pueden dar varias iniciaciones en una misma vida, debido al período especial que estamos viviendo.

Primera y segunda iniciación:
Son muy mentales y el ser puede sufrir mucho porque debe aprender a dar el mando a los cuerpos superiores. Es necesario que haga esto concientemente, y hasta que no lo logre no puede seguir adelante.

Tercera iniciación:
El ser ya comienza a manejarse con la intuición. Empieza a tener conciencia real del trabajo en este plano; se hace más abierto y en algún momento se pone a cumplir con su tarea.

Cuarta iniciación:
Está dedicada a lograr el desapego. Significa que cada ser tiene un karma propio que sólo él mismo debe resolver, y debe aprender a respetar el de los demás.

Quinta iniciación:
Debe conseguirse en gran medida el control del cuerpo físico y sus exigencias. De este modo el canal entre lo superior y lo inferior se expande y los cuerpos superiores dominan.
Durante esta iniciación es estimulado el chakra cardíaco , a fin de obtener un mejor control del emocional y prestar un mayor servicio a la humanidad. Se aprende todo lo concerniente al plano astral; el iniciado debe aprender a estabilizar su vehículo emocional y aprender a actuar en el plano astral con la misma soltura con que lo hace en el físico; aprende a controlar a los elementales del astral y aumenta el valor y la calidad de su trabajo en el plano físico.

Sexta iniciación:
Así como en la anterior se manifiesta el control del físico, en esta debe manifestarse de la misma forma el control del emocional.
Se estimula el chakra laríngeo; esto otorga la habilidad de dar y expresar aquello que sirva de ayuda, a través de la palabra hablada o prestando algún tipo de servicio.
El iniciado aprende a controlar su vehículo mental, desarrolla la capacidad de manejar materia mental y aprende las leyes para construir pensamientos creadores. Profundiza el conocimiento del microcosmos y domina las leyes de su propia naturaleza, lo que le permite tener el dominio de los cuatro subplanos inferiores de los planos físico, astral y mental.

Séptima iniciación:
Se otorga al iniciado una visión del porvenir y son estimulados los chakras de la cabeza (coronario y tercer ojo) .
Ahora, con el cuerpo físico purificado, el emocional estable y el mental controlado, podrá manejar sin peligro sus facultades psíquicas para ayudar a la raza. Es capáz de crear formas mentales claras y bien definidas, de alto grado de vibración y síntesis. Capta el trabajo que debe realizar en el microcosmos y es muy avanzada la parte que desempeña en el macrocosmos. Desarrolla la capacidad de ver y oir en todos los planos y entra en contacto con los Maestros. Aplica las leyes de los tres planos inferiores para ayudar al plan de la evolución; estudia los planos cósmicos y se hace conocedor de las técnicas esotéricas. Aprende a dirigir las actividades de los devas constructores.

Octava iniciación:
El iniciado domina ya el quinto subplano de los planos físico, astral y mental y va en camino de dominar el sexto. Su contacto con los devas es más completo y aprende el significado del color y el sonido.
Tiene a su cargo gran trabajo y enseña a muchos discípulos.

Novena iniciación:
También se la llama Primera Iniciación Cósmica. El iniciado llega al grado de Maestro y es admitido en la Hermandad de Sirio.
Puede recibir dos iniciaciones más, en las cuales aprende a aplicar la ley en el sistema solar.

Bibliografía consultada: “Iniciación humana y solar” de Alice Bailey

LA CEREMONIA DE INICIACIÓN

Consta de cinco etapas, que son:

 La revelación de la ‘Presencia’
 La revelación de la Visión
 La aplicación de los Cetros de Poder
 El Juramento
 La revelación de las Palabras y los Secretos

Trataremos brevemente cada uno de estos puntos.

 La revelación de la “Presencia”

Durante los períodos finales del ciclo de encarnaciones surge en el hombre la comprensión de que él mismo es una Existencia Inmortal, una parte de lo infinito.
Adquiere conciencia de su Yo Real y de su Presencia por medio de la percepción y la visión directa.
En esta fase de la ceremonia se va revelando al iniciado principalmente los tres aspectos de su Yo Real en su totalidad (Voluntad, Amor-Sabiduría, Inteligencia Activa), es puesto frente a frente con él y con su Angel Solar y comprende la relación de ambas entidades con la materia. Esta primera fase es sumamente importante para el iniciado porque puede ver y sentir por sus propios medios aquello que hasta el momento sólo conocía indirectamente; la inmortalidad del alma y la realidad de los mundos invisibles quedan totalmente comprobados.

 La revelación de la Visión

Concierne al tiempo y al espacio, e involucra el reconocimiento del iniciado de la parte que ha desempeñado y debe desempeñar en el plan evolutivo (y posteriormente el plan mismo) y su desarrollo a lo largo de las iniciaciones superiores, (quinta en adelante).
En la quinta ya sabe la dirección a tomar; conoce algo de su participación en el servicio de la raza; ve el plan como un todo y adquiere conciencia de cómo puede servir.
En la sexta, se hace conciente de las distintas unidades del grupo con las cuales está asociado; las reconoce si están encarnadas y ve cuáles son sus relaciones kármicas. Obtiene la visión interna del propósito específico grupal y de su relación con los otros grupos. En cierta etapa las unidades que forman los grupos han aprendido a trabajar juntas, lo que da como resultado mayor capacidad para ayudar.
En la séptima el iniciado aprende el secreto de la subordinación del grupo al bien del conjunto de grupos. Esto se manifiesta en el plano físico como la capacidad para trabajar inteligentemente y en armonía con distintos individuos, colaborar en grandes planes y ejercer amplia influencia. Es revelado el plan y el propósito del planeta.
Habiendo ya ajustado su karma personal, en la octava iniciación se dedica a agotar el karma planetario. No sólo alcanza el pleno reconocimiento del propósito y los planes de toda la evolución de la Tierra, sino también de su polo opuesto o planeta-complemento y comprende la interrelación de ambos.
En la novena, el iniciado ve un tercer esquema planetario, que con los otros dos forma uno de los triángulos de fuerza necesarios en el desarrollo de la evolución solar.
En la décima, ve el sistema solar como una unidad y se le revela el propósito correspondiente.
En la undécima, va más allá y puede ver que el sistema es sólo uno de los numerosos centros de fuerza por medio de los cuales se está expresando una Gran Entidad Cósmica. También se concede al iniciado una visión de sí mismo y su grupo en muchas vidas anteriores, y una visión del propósito final.

 La aplicación de los Cetros de Poder y El Juramento

Vamos a ocuparnos muy brevemente de estos dos pasos. En el primer caso nos referimos a la tercera fase de la ceremonia, que consiste en la aplicación sobre los chakras del iniciado de determinados tipos de energía (varía segun la iniciación) destinados a elevar su vibración.
El segundo caso corresponde a la cuarta fase de la ceremonia, en la cual el iniciado presta juramento ante su Iniciador comprometiéndose sobre todo a realizar el trabajo que le ha sido adjudicado y a no revelar jamás lo que ha aprendido a menos que se lo autorice.

 La revelación de las Palabras y los Secretos
Esta es la quinta y última fase de la ceremonia y tal vez la más difícil de explicar. Podemos decir que el iniciado toma conocimiento pleno de los siguientes temas, entre otros:

 Palabras de poder de diferentes tipos para su empleo a escala universal.
 Los Siete Secretos en uno. Son fórmulas de naturaleza matemática, que enuncian las 7 leyes y conciernen a las evoluciones básicas de cada esquema planetario. Cada uno de estos secretos tiene su correspondiente color, número, nota y vibración.
 El misterio de la electricidad o de la manifestación objetiva densa. Es el secreto del tercer aspecto y está latente en el sol físico.
 El misterio de la polaridad. Es el secreto del segundo aspecto y está latente en el corazón del sol, o Sol Subjetivo. Aclara temas como el por qué de la separación de los sexos en la época de Lemuria, el equilibrio de las fuerzas en todos los sectores de la Naturaleza, y la clave respecto al sistema que forma con el nuestro una dualidad.
 El misterio del fuego mismo, osecreto del primer aspecto. Está latente en el Sol Central Espiritual.
 La Ley del Karma.

Bibliografía consultada: “Iniciación humana y solar” de Alice Bailey

por Claudio De Carlo

LOS SIETE SENDEROS DEL INICIADO

Habiendo llegado a la sexta iniciación, se abren ante el iniciado siete caminos de los cuales debe elegir uno para desarrollar su campo de servicio en el futuro. Los Siete Senderos son:

El sendero del servicio en la Tierra
El iniciado sigue vinculado con la Jerarquía para servir en nuestro planeta y sus evoluciones. Pocos siguen este sendero y sólo se permite un determinado número, para no entorpecer la evolución planetaria.

El sendero del trabajo magnético
Pertenecen a él aquellos que manejan fuerzas o magnetismo eléctrico, para uso de los grandes seres de todos los planos. Manejan energía elemental formativa manipulando materia de cualquier densidad y vibración.

El sendero de entrenamiento para Logos planetarios
Siguen este sendero los que retomarán el trabajo de los siete Logos planetarios en el próximo sistema, ya que ellos también evolucionan y sus lugares deben ser ocupados.

El sendero hacia Sirio
Mucho no se puede decir con respecto a este sendero, pero parece ser que en él se hallan los secretos de nuestra evolución cósmica.

El sendero de los rayos
El hombre continúa en su propio rayo y allí actúa en los distintos reinos de todos los planos. Este sendero lo lleva por todos los hábitos de un sistema solar, y una vez dominado todo con respecto a la vibración de este sistema pasará al sistema cósmico saliendo de su propio rayo (subrayo de un rayo cósmico), pasando al rayo cósmico correspondiente.

El sendero del Logos mismo
En un sistema solar anterior un núcleo de seres humanos alcanzó una elevada iniciación y formaron un grupo alrededor del Logos cuando éste decidió obtener un mayor progreso. Actualmente se está capacitando a otros para sustituir este grupo, así los miembros pueden volver a un centro cósmico mayor.

El sendero de filiación absoluta
Poco se puede decir con respecto a este sendero, salvo que quienes lo toman se encuentran en filiación con seres muy elevados que se encargan del agotamiento del karma en el sistema solar.

Bibliografía consultada: “Iniciación humana y solar” de Alice Bailey

por Grupo Crear
Espacio de Publicidad

Relacionados