CROMOTERAPIA

La terapia del color es un arte milenario que se ha cultivado desde la más remota antigüedad en los templos sanatorios de luz y color en Egipto; como así también en Grecia, India y China.
Consiste básicamente en dirigir luz con filtros de diferentes colores hacia determinados centros del cuerpo.
El color de la luz sumado al lugar a donde va dirigida es lo que tiene una particular incindecia sobre nuestro cuerpo etérico y consecuentemente sobre nuestro físico.

CROMOTERAPIA Y LOS CHAKRAS

Una de las formas de restablecer nuestros centros energéticos o chakras, es a través de la cromoterapia.
Con luces de diferentes colores dirigidos sobre cada uno de ellos logramos una armonización externa.
Cabe aclarar en este punto que de nosotros depende cómo mantenemos nuestros chakras. Cualquiera sea el método que usemos, siempre vamos a notar una mejoría inmediata en todas las áreas (físico, emocional y mental) pero ese bienestar va a durar en la medida que nos ocupemos de nosotros mismos.

Un método eficaz de nivelación de chakras es con una luz estroboscópica. Esta luz, tiene la particularidad de poder parpadear a diferentes velocidades, con lo cual, usando filtros de distintos colores, cada chakra va a ir aumentando su velocidad en forma paulatina. Con este aumento de velocidad se irá limpiando y restableciendo su propia energía. Cuando digo limpiando me refiero a que nuestros estados de ánimo, pensamientos negativos o autoexigencias, van desmejorando y oscureciendo su color original. A continuación les doy una lista con los chakras y sus respectivos colores etéricos:

Chakra Coronario: violeta
Chakra del Tercer Ojo: blanco
Chakra Laríngeo: turquesa
Chakra Cardíaco: verde
Chakra del Plexo Solar: naranja
Chakra Esplénico: amarillo
Chakra Básico: rojo

Espacio de Publicidad

Relacionados