AMBICIONES

Alguna vez leí que: “Desear más de lo que uno tiene es una característica humana universal” y la ambición nos puede servir para ser mejor de lo que somos o para volvernos más egoístas, hasta el punto de llegar a olvidarnos de las personas que queremos o incluso de que existe un prójimo, no importa cómo consigamos las cosas ni a quien herimos para obtenerlas…
Las ambiciones tienen un comienzo pero también es necesario que tengan un límite y ahí es donde juega nuestro papel humanitario y racional, donde no nos tenemos que olvidar de que el otro existe y de que tiene sentimientos.
Últimamente hay muy pocas personas que actúan como deben actuar y pueden ser muchas las causas, algunas de ellas suelen ser: porque el otro es más feliz que uno, porque el otro tiene cosas materiales que uno nunca va a poder tener, porque el otro tiene amor y uno no lo tiene, porque al otro le pasan cosas que a uno no le pasan, etc.
Yo invito a que reflexionemos y que valoremos que todos somos especiales porque somos irrepetibles y que tratemos de sentirnos satisfechos con nuestros logros, con nuestra vida.
Ambicionar no es malo siempre y cuando ello nos ayude a ser mejores !!

Patricia Mermoz de Sánchez
Buenos Aires – Argentina
Espacio de Publicidad

Relacionados